3. feb., 2019

La polémica de la selmana (con bonus pa frikillingüistes)

Esta última selmana vieno a producise una pequeña truena nun culete de sidra -por buscar un equivalente astur al storm in a teacup inglés- cola publicación del últimu númberu de la revista Brixel y, más en concreto, coles sos critiques lliteraries aceraes nel planu llingüísticu. Digo tormenta nun culete porque al final la cantidá de xente que s'entera y a la que-y afecta ye la que ye, pero a la que-y afecta, afecta-y muncho (como tolo relacionao cola lliteratura asturiana) 

Afinando más, foi la sección de narrativa la que más palos llevó, al puntu de yo lleeles con un aquél d’incomodidá pola zuna que s’aldovinaba en dalgún casu. Nelles, los autores reparaben casi más no llingüístico que no lliterario, poniendo’l deu na llaga sobre les carencies  de los autores polo que fai al sistema asturianu

La falta de crítica ye una quexa repitida mil y una veces n’otros tantos foros, ente ellos la xunta d’escritores del añu pasáu, sicasí, ta visto que ye mui difícil tirar la primer piedra. Ta fácil d’entender: per un llau casi tol mundu (refiérome a quien ta en disposición de publicar una crítica) tien rellaciones personales con autores o editoriales, y per otru yá tenemos un mercáu pequeñu por demás como pa andar quitándo-y a la xente les ganes de lleer. Yo, por casu, tampoco nun lo faigo: el mio espaciu La Cla Invisible nun dexa de ser un formatu amable onde, más que criticar o reseñar, recomiendo, y namás lo faigo con obres que (según el mio criteriu personal) recomendaría en confianza na vida real. Asina lo plantee dende’l principiu, dau que’l fin yera promocionar pal públicu xeneral una lliteratura que tien una situación tan anormal como que nun tien marketing nengún. Asina les coses, paezme que lo que menos necesita una obra publicada ye mala prensa (nun ye verdá eso de que nenguna publicidá ye malo).  Estes critiques, en dalgún casu, son mala prensa, porque tan feches a lo fosco, con poca elegancia. Nel llibru de formación pa escritores Bird by Bird, d’Anne Lammot, l’autora diznos que tenemos qu’esperar que se fale de los nuestros llibros como de los nuestros fíos, y nun dexar que naide s’ensañe o los trate ensin respetu. Asina pues, si vamos a una reunión de pas y mas y nos dicen que’l nuestru neñu ye tontu  o malu, tenemos derechu a enfadanos; si nos dicen que nun cumple les normes de la escuela, habrá que ver cómo atacamos l’asuntu.

Los autores de les crítiques de Brixel sáquennos los colores colos usos llingüísticos (a mi tamién me criticó Alberto Suárez y anque en conxuntu la crítica foi bona tamién me sacó’l tema de los pronomes) y eso me paez que, si va facer que los autores nos preocupemos más a la hora de la corrección y la edición, bona cosa ye. Sicasí, paezme que nun ye cosa que tenga que facer la crítica, col llibru yá impresu y nes llibreríes. Valga un exemplu ranciu: igual que cuando antes una adolescente diba al institutu con una ropa que se veía inapropiada la xente pensaba “pero esta guah.a ¿nun tien en casa quien-y diga qu’estes nun son maneres de vistise?”. Pues si una persona nun tien el criteriu pa saber si daqué ta bien o mal, ehí tien que tar otra con más conocimientu pa llama-y l’atención y llegáu el casu correxila o nun-y publicar la obra. Porque les editoriales tamién son “padres de la criatura” y bien sé que sí, que n’Asturies son microempreses heroiques, que les persones tan a tope de trabayu y  que nun dan pa más nada pero… ye que tien que ser asina. Depués d’impreso, da muncha rabia sacar al mercáu coses que nun tan a l’altor.  Tamién ye verdá que los y les autores tenemos el deber moral de mirar los nuestros escritos con lupa y, pa bien ser, buscar un llector cero. Esto ye:  daquién que nun tenga miéu a tiranos de les oreyes, anque yo suelo aplicar la frase de Neil Gaiman: “Cuando daquién te diz que dalgo nun funciona, suelen tener razón. Cuando te dicen lo que ye, suelen equivocase”.

Per otru llau, tamién ye cosa que fai rescamplar la nuestra situación d’anormalidá cómo nos “resquemen” aspectos llingüísticos d’otres persones cuando nun coinciden colos nuestros ideales de llingua, tengamos razón o non. Na mio esperiencia como correctora tengo visto que hai quien lleva mui mal que-y corrixan (quien por desalcuerdu cola normativa académica, quien por tolo contrario, querencia polos hiperasturianismos más propios de los años ochenta); y como escritora tampoco ye platu de gustu y reconozo que tiendo a zarrar files alredor de les mios escoyetes (si les considero defendibles). Cuento qu’en castellán tampoco sienta bien que te señalen la to forma d’espresate como incorrecta, pero duldo que la xente anecie en que se publique tal cual (y que les editoriales lo permitan).

Conclusión: Esti fechu concretu ta bien p’abrir el debate, cosa que siempre ye positiva. Pero insisto nuna cosa: equí la crítica ta asumiendo un papel que nun-y toca.

BONUS PA FRIQUILLINGÜISTES

Esti enfotu de los autores de les critiques na pureza de la llingua y la contaminación pol castellán fízome alcordame d’una polémica que se da dacuando (históricamente) na llingua inglesa, que ye el re-anglosaxonizalu y llibralu de la influencia francesa y llatina. Les palabres d’esti orixe yeren, p’autores como George Orwell, un signu de pedantería y de falta d’autenticidá no que se diba dicir. Nesti sentíu, traduzo equí un articulín de la siempre apasionante y enllena de datos frikis Encyclopedia of the English Language de David Crystal.

SAXONMANIA

Munchos escritores –ente ellos, Charles Dickens, Thomas Hardy, Gerard Manley Hopkins, y George Orwell- tiénense enfotao na supuesta “pureza” del vocabulariu anglosaxón, pero esti enfotu nunca foi tan grande como nel sieglu XIX, nel que formó parte del movimientu románticu inglés.  Nel casu del poeta de Dorsetshire, William Barnes (1801-1886),  la preocupación dio n’obsesión.

Barnes dexó la escuela a los quince, y depués estudió Llingües y Cultures Clásiques de forma particular, colo que desarrolló fascinación pola filoloxía. Puso una escuela, y al llegar a los cuarenta fízose párrocu rural. Polo que más se lu conoz ye polos varios llibros de poemes qu’escribió nel dialectu de Dorset, pero otros escritos d’él incluyen una introducción al anglosaxón, An Outline of English Speech-Craft (1878), títulu que reflexa bien la so historia.

La idea de Barnes yera promover un inglés purificado de préstamos ayenos (o seya, non-xermánicos). En concretu paecía-y que quitar les palabres franceses, llatines y griegues diba facer la llingua más accesible y entendible. Esto tendría tamién un beneficiu psicolóxicu, el que los ingleses diben reafirmase na so identidá d’orixe xermánico

Lo que fizo que la so visión fuere tan distinta foi la creatividá que-y echó. Non solo usó los lexemes anglosaxones que sobrevivíen en vez d los estranxeros, sinon que nun duldo en resucitar anglosaxonismos muertos y enterraos, o en crear lexemes nuevos con raíces anglosaxones. Asina, resucitó del inglés antiguo inwit por conscience (consciencia), y acuñó formes como birdlore por ornithology (ornitoloxía) y matewording  por synonym (sinónimu). Los lexicógrafos contemporáneos, sicasí, ficiéron-y pocu casu. Un númberu mui pequeñu d’estos inventos llegó a pasar al Oxford English Dictionry (como speech-craft por grammar y starlore for astrology), pero los más d’ellos ignoráronse y seguramente namás s’atopen nes páxines de llibros como esti.

Equí van más dellos más, que nun traduzo por ser mui tresparentes pa quien entiende una llingua romance (quitando ún) :

booklore – literature

breaksome- fragile

folkdom- democracy

forewit – prudence

gleeman- musician

hearsomeness – obedience

loreless – ignorant

outgate – exit

soothfastness- veracity

water-giver- reservoir (embalse)

yeartide- anniversary